Eid al-Qurban, el día de la liberación de las dependencias
viernes , 07/31/2020 - 20:49
Hoy coincide con el diez de Zihajjeh, día del id-al Qurban. Eid al-Qurban, es la fiesta de redención y servidumbre ante el Señor. La fiesta de Qurban no solo significa la fiesta del acercamiento a Dios del universo sino es un rito que favorece cortar con todo vínculo a las pertenencias y dependencias mundanas.
Detrás de las enseñanzas vitales del Islam, están escondidos muchos misterios y puntos educativos. La peregrinación también incluye una serie de programas, ceremonias y rituales especiales que cada uno tiene su propio misterio. Uno de los rituales de Hajj, es el sacrificio el día de Qurban. Se ha dicho mucho sobre la filosofía del sacrificio. Tal vez uno de los propósitos de este rito es que la gente se esfuerza por dedicar sus recursos en el camino de Dios. En la tradición del sacrificio, el hombre al cortar el cuello, aleja la codicia y, al separar una parte de sus bienes y regalarlo a su amigo, causa la satisfacción y expresa su rendición a Dios. Sin embargo, tal como en la aleya 37 de sura La peregrinación indica, Dios no se beneficiará de la carne del sacrificio, sino que lo que logra es la piedad, la dignidad y el obedecimiento de sus creyentes. De hecho tal misma piedad es la causa del crecimiento y la elevación de los hombres.
Alá no presta atención a su carne ni a su sangre, sino a vuestro temor de Él. Así os los ha sujetado a vuestro servicio, para que ensalcéis a Alá por haberos dirigido. ¡Y anuncia la buena nueva a quienes hacen el bien! (Aleya 37 de la sura peregrinación)
El HazratAli (la paz sea con él) para mostrar el valor de este acto dice: la gente sabe que el sacrificio en el día de Eid tiene recompensa, piden préstamo y sacrifican porque, con la primera gota de sangre, el dueño del sacrificio va a ser perdonado.
El Eid-al Qurban llega después de alcanzar la sabiduría en Arafat, adquirir la consciencia en Maashar –al- Haram y la esperanza en Mena. Este Eid es el Eid de la salvación de las pertenencias y dependencias mundanas. El hombre se libera de todo excepto de Dios. En este día, el peregrino sacrifica a Ismael en su interior con todas las dependencias de este mundo y queda libre para caminar en la vía hacia el acercamiento a Dios. Pues, entonces, cada persona tiene que mirar que en su alma qué cosa causa su dependencia al mundo y lo aleja de Dios. En este camino, de la servidumbre, existen muchos riesgos, desviaciones y exámenes. En este examen divino, el sacrificado es Ismael. En este experimento divino, la víctima es Ismael. Tal querido hijo que es el resultado de una vida de esperanza de Ibrahim Al-Khalil. Un hijo que Dios había prometido dar a Ibrahim a pesar de que ya era viejo. En la aleya 100 de la sura Los puestos en fila, se lee:
¡Señor! ¡Regálame un hijo justo!»
Y Dios, después de hacer esperar a Abraham muchos años, le dio a Ismael. Cuando Ismael alcanzó la edad de la adolescencia, Abraham soñaba con sacrificar a su hijo por orden de Dios. Este sueño se repitió varias veces. Como los sueños de los profetas eran correctos y no daban lugar a ambigüedades y dudas, Ibrahim, por su sueño, entendió que tenía que sacrificar a su hijo. Pues habló con su hijo sobre su sueño. Ismael, que se presenta en el Corán como una persona paciente, con total sinceridad, respondió, según menciona la aleya 102 de la sura Los puestos en fila:
«¡Padre! ¡Haz lo que se te ordena! Encontrarás, si Alá quiere, que soy de los pacientes».
Y en la aleya 109 y 110 de la sura Los puestos en fila, se lee:
¡Paz sobre Abraham!
Así retribuimos a quienes hacen el bien.
El Eid –al –Qurban, al recordar la memoria de Ibrahim e Ismael, dos grandes héroes del monoteísmo, muestra el símbolo de redención ante las órdenes divinas de los hombres que están buscando la verdad. El Eid –al-Qurban enseña a todo el mundo que tiene fe que no solo tiene que reconocer con su lenguaje, dichos la unicidad y misión de su Enviado, sino que con toda el alma debe entregarse a la verdad. Así que, en los rituales de la peregrinación, el peregrino de la casa de Dios gritando "Dios acepto tu llamado", anuncia su entrega y devoción a Dios. El peregrino está en compañía de Ibrahim, que es de los primeros que se convirtieron el Islam, y como Ibrahim, manifiesta su servidumbre ante su Señor.
En la aleya 26 de la sura Los rebaños se lee:
Di: «Mi azalá, mis prácticas de piedad, mi vida y mi muerte pertenecen a Alá, Señor del universo.
El sacrificio tiene programas y rituales. En los rituales se lee que la persona que quiere hacer un sacrificio tiene que ser musulmán y empezar su acto con el nombre de Dios. También tiene que realizar el sacrificio dirigido hacia la Quibla. Todos estos actos significativos y simbólicos siguen un objetivo y es mostrar la sumisión a Dios. El acto del sacrificio dirigido hacia la Quibla nos enseñanza que para moverse en el camino de la perfección y llegar al Señor, antes de todo, la persona tiene que encontrarse en dirección a la Quibla y alejarse de otras vías y direcciones. Es decir, caminar hacia la Quibla nos salva de dependencias como el poder, la fama, y los deseos carnales. Una persona que quiere hacer un sacrificio tiene que ser musulmán. Musulmán es una persona que ha llegado a la etapa de la redención plena hacia Dios. Hay que ser como Ibrahim para que podamos sacrificar a Ismael que es uno de los símbolos más queridos y valiosos
de nuestros bienes. Si no hemos llegado a la fase de la total sumisión y redención no aprovecharemos de los beneficios del sacrificio. Es como cuando Dios acepta el regalo de Habil que con toda su alma se rindió ante las órdenes de su Señor, pero rechaza el regalo de Ghabil. De hecho Habil eligió lo más valioso que tenía para entregarlo en sacrificio y Dios lo aceptó.
El Eid-al Qurban, de un modo, es conmemorar la epopeya del sacrificio de Ibrahim e Ismael y su memoria. Todas las personas a través de los siglos y eras han participado en la clase de Ibrahim e Ismael, los grandes maestros del monoteísmo que han dado la lección de sus sacrificio en el camino de satisfacer a Dios y elevar el monoteísmo. Porque enfrentarse contra los deseos carnales y la Yihad contra el enemigo interno es más difícil que enfrentarse contra el enemigo evidente y externo. En esta Yihad debe ser terco sacrificio de Faraón. En el evento de la tribu de los hijos de Israel se lee: (la aleya 54 de la sura La vaca):
Y cuando Moisés dijo a su pueblo: ¡Pueblo! Habéis sido injustos con vosotros mismos al coger el ternero. ¡Volveos a vuestro Creador y mataos unos a otros.! Esto es mejor para vosotros a los ojos de vuestro Creador. Así se aplacará. Él es el Indulgente, el Misericordioso».
Otro ritual del Eid –al –Qurban es alimentar a los demás. Este acto también es un programa que ayuda a reformar el alma. Cuando el peregrino de la casa de Dios, por su gusto y con entusiasmo, regala a su amigo, otra vez limita sus deseos carnales. Al controlar sus deseos, se libra de las tentaciones de sus deseos y los daños que le causaría a sí mismo y a la sociedad.
Sí, hoy es el día del Eid –al Qurban, es decir el día para acercarse a Dios. En esta gran fiesta, entregue su corazón a Dios, y llevando cautiva su devoción a la misericordia y las bendiciones, se beneficiará de la guía divina. Estimados oyentes al final de este programa felicitamos nuevamente la llegada del Eid-al- Qurban, Eid para manifestar obedecimiento y sumisión a Dios, y les invitamos escuchar algunos fragmentos de una oración del Imam Sayad (la paz sea con él).
Dios mío, en ese día, te suplicamos que nos orientes. Pues saludos a Mohamad (saludos sean para él y sus descendientes) y su familia que me orientan... te pide la bendición y saludos para Mohamad y su familia. Te pide el sustento, Dios mío, Oh misericordioso, Oh, Tú que otorga las bendiciones y eres dueño de la dignidad y la grandeza, saludos a Mohamad y su familia. Tepidoqueaceptes mi suplica, Oh Misericordioso.
Fuente :
Las palabras clave :